Home / Noticias / Tres leyendas del rock nacional que pueden tener calle propia

Tres leyendas del rock nacional que pueden tener calle propia

Iniciativas de sus fans. 

En su momento, fueron nombres de mujeres significativas en la historia argentina los que se hicieron espacio en el barrio porteño de Puerto Madero. Hoy, son los músicos argentinos los que buscan un lugar entre próceres, fechas de batallas y países. A través de iniciativas de vecinos y legisladores, sus nombres se van incorporando a los mapas de la Ciudad. Una calle de Villa General Mitre, por ejemplo, está a un paso de serrebautizada en homenaje a Norberto “Pappo” Napolitano. Mientras que otras dos leyendas del rock argentino, Luis Alberto Spinetta y Gustavo Cerati, podrían convertirse en nomenclatura porteña por impulso popular.

La semana pasada, la Legislatura porteña aprobó un proyecto de ley para cambiar el nombre de la calle La Fronda, en La Paternal, por el de “Pappo“. La iniciativa está impulsada por los legisladores del PRO Roberto Quattromano y María Raquel Herrero y por la legisladora de Confianza Pública Democrática Cristina García de Aurteneche. Para convertirse en ley, aún debe hacerse una audiencia pública antes de que la norma vuelva al recinto.

La Fronda es una calle de dos cuadras, ubicada a metros de la plaza Roque Saénz Peña, bautizada de hecho como “La plaza de Pappo”. Año tras año, en este lugar se llevan a cabo reuniones de fans y recitales para homenajear a quien hoy es uno de los más grandes guitarristas del país.

La escultura dedicada al músico sobre Artigas 1917.

La Paternal es el barrio en el que “El Carpo” vivió casi toda su vida. Su casa, que tiene una placa en el frente para recordarlo, está en Artigas 1917, a nueve cuadras de donde el proyecto de ley propone rebautizar la calle. Pappo nació el 10 de marzo de 1950 y en su carrera tocó con Los Gatos y Los Abuelos de la nada y fundó las bandas Pappo’s Blues y Riff. Murió el 25 de febrero de 2005 tras chocar con su moto. La fecha de su fallecimiento es fundamental a la hora de reconocer su trayectoria en nombre de calle.

Le ley 83 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sancionada el 15 de octubre de 1998, fija las condiciones que se deben cumplir para modificar o imponer nuevos nombres a calles y espacios públicos porteños. En su artículo 5°, establece que “en ningún caso deberán designarse calles o lugares públicos con nombres de personas antes de haber transcurrido diez años de su muerte, su desaparición forzada o de haber sucedido los hechos históricos que se trata de honrar”.

Rodrigo Quintana es un vecino de Villa Urquiza que intenta torcer la contundencia del artículo de ley. Desde que febrero de 2012, impulsa un proyecto para que la calle Iberá pase a llamarse Luis Alberto Spinetta. Con esa modificación, busca distinguir al músico que vivió sus últimos 25 años en el barrio. “Para poder homenajearlo, la normativa expresa que deben transcurrir diez años de que la persona haya fallecido, lo cual nos parece que solamente busca prevenir pedidos a montones”. Hoy, sigue juntando firmas de fanáticos y vecinos de la Ciudad para conseguir que Iberá le deje su lugar al Flaco.

En el nombre de Spinetta, pero también en el nombre de Cerati. A un año de la muerte del músico, también surgieron iniciativas de fanáticos que quieren que su nombre forme parte del trazado porteño. Se trata de un grupo más inicipiente, pero que ya lanzó propuestas en foros y en la plataforma de peticiones cívicas Change.org. Allí juntan firmas para que su idea también se cumpla en algún barrio de la Capital Federal. Es que de hecho, el deseo no es un imposible: Cerati ya tiene una calle con su nombre. El 5 de agosto la calle 1542 del Barrio Empleados de Comercio de la ciudad entrerriana de Paraná fue rebautizada Gustavo Cerati.

link

QUE TE PARECIÓ LA NOTICIA