Home / Noticias / Estelares y el poder de la canción

Estelares y el poder de la canción

Con 20 años de trayectoria, la banda liderada por Manuel Moretti acaba de editar un nuevo álbum, Las antenas, que presentarán en vivo esta noche, en Museum de San Telmo.

“Lo que nos guía es la canción. Eso está por encima de todo. Es más fuerte que cualquier capricho que podamos tener”, asegura Manuel Moretti, cantante y autor de la mayor parte de los temas de Estelares, banda con 20 años de trayectoria que acaba de editar su nuevo disco: Las antenas.

Ya circula intensamente por las radios del país el primer corte, “Es el amor”, de este álbum que presentarán esta noche, a las 20, en Museum (Perú 535) y tras ello la banda -hoy un sexteto que completan Víctor Bertamoni (guitarra), Guillermo Harrington (guitarra), Pali Silveira (bajo), Javier Miranda (batería) y Eduardo Minervino (teclados)- tiene programados shows en Monte Hermoso (el 21 de septiembre, para celebrar el Día de la Primavera), Córdoba (el 13 de octubre en Villa María y el 14 en la capital de la provincia) y Rosario (15 de octubre).

“Dependemos de las canciones y creemos en ellas -agrega Moretti-. La prueba es lo que pasó en Córdoba. Veníamos tocando para 1.500 personas y de golpe, la última vez que estuvimos, vinieron 3.000. Mi teoría es que «El corazón sobre todo» abrió esa puerta. Es una canción muy honesta que le llegó a mucha gente. Y lo mismo había pasado con «Aire», que fue una bisagra en la carrera de Estelares. Son temas que nuestros fans adoran, pero que además ayudaron a que nos descubrieran muchos de los que no nos conocían.”

Las antenas tiene unas cuantos de esos temas cargados de emotividad y épica que suele componer Moretti. De hecho, el núcleo duro de la banda (Manuel, Víctor, Pali) discute acaloradamente ahora mismo cuál será el próximo single. Los candidatos son el tema que le da nombre al disco, “Alas rotas” y “¿Quién no se ha besado en Mardel?”. Los tres tienen en común la suave melancolía que caracteriza a casi todo el disco, lleno de píldoras agridulces. “Una de las excepciones es el que elegimos primero -añade Moretti-. «Es el amor» es la canción más pop del disco, que claramente tiene otro color. Es un tema trabajado desde el oficio de compositor. Tiene todo lo necesario para ser un hit: una introducción bien pop, un estilo que remite a los Beatles y a Electric Light Orchestra y un estribillo de canción popular argentina, digamos. Víctor tocó una guitarra bien rockera y Pali una línea de bajo british, como las que le gustan a él. Es un tema redondo que encierra todo el universo de Estelares, pero es bastante diferente del resto de los que entraron al álbum.”

Ese universo del que habla Manuel Moretti siempre excedió los límites del rock. Fue el propio Juanchi Baleirón, líder de Pericos y productor del flamante disco, el que le recomendó, cuando cantaba en el estudio, que pensara en Nicola di Bari, en línea con otros modelos que suelen aparecer visiblemente en el estilo del líder de Estelares: Sandro, Leonardo Favio, Nino Bravo.

“Son referencias, pero después nosotros reconvertimos eso, nos vamos bastante a la mierda”, dice Víctor. “Todas las canciones adquieren su identidad definitiva en la sala de ensayo. Pero por lo general no llegamos ahí con una idea muy determinada o inamovible. Es la dinámica de Estelares. Funcionamos bien así”, apunta Pali. “Y a mí me pone contento ese funcionamiento -admite Manuel-. Porque nos permite que entre en este disco una canción que hicimos para la preproducción del primero, hace más de veinte años, por ejemplo. Hay muchos temas que compuse hace mucho y que para mí piden disco a los gritos. Los tengo en gateras.” Para Víctor, “los discos van tomando forma solos. Se van imponiendo las canciones -asegura-. Y después igual funcionan como una unidad, siempre nos pasó eso. Las antenas representa muy bien nuestro presente, es una buena foto del audio actual de la banda. Con eso, a mí me basta. Después, cada disco tiene su fortaleza: Sistema nervioso central (2005) está lleno de canciones bonísimas, pero con un sonido que a mí hoy no me gusta tanto, que no refleja tan fielmente lo que era Estelares en ese momento. Eso sí empezó a pasar mucho más a partir de Una temporada en el amor (2009), se repitió en El costado izquierdo (2012) y sigue siendo así ahora, por suerte. Estos discos dan una idea cabal de lo que somos”.

En ese contexto, el aporte de Juanchi como productor es proponer ideas y elegir el repertorio. “Ya tenemos una relación de mucha confianza con él -remarca Manuel-. Entonces, tiene respaldo para las sugerencias. Lo escuchamos mucho. Nosotros íbamos a dejar afuera de El costado izquierdo un tema como «Sólo por hoy (chica oriental)», que terminó siendo un éxito. Juanchi dijo «hay que grabarla». Y tenía razón”. Lo dice Manuel Moretti, que de canciones sabe algo, como certifica Víctor, viejo compañero de ruta que aún hoy recuerda la impresión que le causó verlo sobre un escenario de Junín con Licuados Corazones, una banda que no llegó a grabar ningún disco pero que tenía en su repertorio temas que después popularizó Estelares, como “América”, “En la habitación” y “Camas separadas”. “Manuel tiene algo como intérprete que comunica, que llega a los demás. Licuados Corazones era una banda más áspera que Estelares y que Los Peregrinos, una que formamos después con él y los hermanos Luciano y Federico Mutinelli. Pero ahí ya había, incipiente, inconexo, algo que después terminó explotando. Su gran expresividad es uno de los secretos de Estelares”.

link

QUE TE PARECIÓ LA NOTICIA