Home / Noticias / El Indio Solari en Olavarría: Con la esperanza de que no sea la última vez

El Indio Solari en Olavarría: Con la esperanza de que no sea la última vez

“¡Acá hay música, fiesta, acá no se duerme más hasta volver. Olvidate!” Ese parece ser el lema en la avenida Avellaneda, una de las calles que bordea la línea de tablones que divide el predio rural La Colmena de la masa ricotera que copa Olavarría, y hoy se rendirá a los pies del Indio Solari.

¿Si hay manija? Mil y más en la fila de carpas que acampan en paralelo al predio, desde dónde se ve la cúpula del escenario y llegan los sonidos de la prueba de ensayo durante el mediodía soleado de ayer. Tiras de asado y morcillas se apilan en la parrilla al lado de la carpa de María José (32) -autora de la frase que encabeza esta nota-, Nicolás (30) y Cristian (30), todos de Concordia, cebados por el clima festivo en los alrededores. “Desarmamos la carpa, metemos todo en el auto y nos vamos al show. Acá todo es buena onda”, coinciden los entrerrianos.

El Indio Solari en Olavarría: Con la esperanza de que no sea la última vez

El acampe. A la espera del show del Indio Solari. (Foto: Martin Bonetto/Enviado especial)

Un joven se arrodilla al costado de la ruta y junta sus manos en señal de plegaria mientras despliega un cartón que dice: “Olavarría Indio”. Los mochileros ricoteros transitan la ruta 226 -que une Tandil con la ciudad cementera-, y piden ser alcanzados cuanto antes a destino. Uno de los que acaba de hacer pie en la terminal de ómnibus es Adrián Carbone (22), quien llegó desde Ayacucho para ver al Indio con una remera de la tapa de Un baión para el ojo idiota, su disco favorito. En la terminal coincide con su amigo Nicolás Adorno (24), oriundo de la ciudad cementera, quien advierte: “Este es un pueblo medio conservador, reticente a que venga todo este pueblerío”. Esta joven generación ricotera se esperanza porque esta no sea la última misa india. “Tiene planes de sacar nuevo disco. Así que quizás otra va a hacer”, coinciden.

De fondo se oyen los bocinazos que agitan la avenida Pringles, un boulevard que a lo largo de unas diez cuadras está tapizado por todo el merchandising ricotero que a uno se le ocurra pensar: banderas, gorros piluso (con fecha del show) y porrones metálicos personalizados, cada uno a $100. Para la bebida, el precio es más oscilante. Vino en caja: $50; pack de tres cervezas: $100. Los puestos de venta van de tablones, a techos de autos, pasando por pelopinchos llenas de agua, heladeritas en el piso… Todo vale para que la rubia bebida se conserve fría.

Los fans del Indio llegan hasta de la Patagonia austral. Franco (28) cuenta que que vino de Las Heras (Santa Cruz), que vio al Indio siete veces y que piensa que “es un sentimiento único que te transporta,”. Su sueño era viajar en un micro con varios amigos, así que sumó a Marcelo (21), oriundo de Ushuaia, debutante en misas ricoteras, y a Pablo (22), de Puerto Deseado, quien por sumarse a esta aventura -que les llevó un día entero de viaje en micro- perdió su trabajo de pastelero en una panaderia.

El Indio Solari en Olavarría: Con la esperanza de que no sea la última vez

Una espera matizada por la música. Los fans del Indio coparon Olavarría.

El grupo cuenta una anécdota reciente. “Estamos acampando atrás del escenario, en un camping privado sobre la avenida Pringles, y en un toque se abren las puertas de un sector vallado del predio y vemos que viene un re auto custodiado. Ahí iba el Indio. Pasó a cinco metros”, dice Franco. “Se me pone la piel de gallina de sólo recordarlo”, agrega Pablo y muestra sus brazos, uno con tatuaje de Hermética y el otro con la sigla PR, de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. “Sería la gloria que abra con Vencedores Vencidos”, agrega.

¿Los fanáticos creerán que ésta es la última convocatoria del Indio? “No, hay misa para rato”, dice María José. “Ojalá que no, y no quiero hablar de eso. Sé que va a seguir cantando y sacar nuevo disco. Como él mismo dijo: va a ser dificil bajarlo del escenario”, apunta Franco. “De acá a diez años la obra del Indio va a ser un antes y un después. Y el día de mañana (por hoy) también”, cierra Nico. ¡A hacer historia!

link

QUE TE PARECIÓ LA NOTICIA