Home / Noticias / Por: la experimentación y el riesgo de una canción de Pescado Rabioso

Por: la experimentación y el riesgo de una canción de Pescado Rabioso

La aparición del disco Artaud marca el final de una etapa y el inicio de otra en la vida y obra de Luis Alberto Spinetta. Una especie de transformación en el músico: aunque apareció bajo el nombre de Pescado Rabioso, fue en realidad un trabajo solista, íntimo, en el que intervienen apenas dos invitados de Almendra —el bajista Emilio del Guercio y el baterista Rodolfo García— y su hermano Gustavo.

Según cuenta Eduardo Berti en Por: lecturas y reescrituras de una canción de Luis Alberto Spinetta (Gourmet Musical), el “Flaco” también daba un salto en su vida: había conocido a Patricia Zalazar, quien fue su pareja durante más de dos décadas y también la madre de sus cuatro hijos: Dante, Catarina, Valentino y Vera.

Durante la composición de ese álbum emblemático del rock argentino, Zalazar se convertiría además en la coautora de una de las letras más experimentales y arriesgadas del disco de forma indescifrable.

Artaud.

Aproximación

Influenciado por la lectura de varios poetas —incluyendo a Arthur Rimbaud, Paul Éluard y el Conde de Lautréamont—, Luis Alberto Spinetta, de entonces 23 años, se lanzó a la escritura de “Por”, una canción de 1 minuto y 40 segundos que “posee sin dudas una de las letras más atípicas y más arrojadas que se recuerden en la música popular”, escribe Berti.

El tema —compuesto por 46 sustantivos y una preposición— “nació en el invierno de 1973”, cuenta Patricia Zalazar en el mismo libro, “en un momento muy especial para nosotros dos, a meses de enamorarnos”.

La portada de Por, de Eduardo Berti.

La canción fue escrita en una habitación de la casa de los padres de Spinetta en el barrio de Bajo Belgrano de la ciudad de Buenos Aires, “donde se estaban cocinando los temas para el disco solista Artaud y donde la lectura surrealista impregnaba el espacio”, detalla.

“Una noche, Luis con su guitarra y yo con cuaderno y lapicera en mano, comenzamos a darle forma, con una sucesión de palabras que de alguna manera nos representaban”, anota Zalazar.

Según relata Patricia Zalazar en el libro de Eduardo Berti, las palabras que conforman “Por” aparecieron aleatoriamente, en un momento de comunión tan espontáneo como íntimo.

“Fuimos escribiendo en orden, buscando que encajasen con la métrica y la melodía”, dice allí.

Luego sigue: “No puedo recordar quién dijo qué, todo lo que puedo decir es que fue una forma de conocernos más profundamente. No hubo intención de un juego intelectual ni nada prefijado. Fue un acto espontáneo”.

Eduardo Berti.

Berti explica en el libro que “lo surrealista de ‘Por’ reside, fundamentalmente, en que las palabras valen por su sonoridad, tanto o más que por su significación”.

Allí mismo anota: “Lo surrealista reside en que las palabras no conforman un sintagma (una cadena de sentido), sino que valen cada una por sí misma o por ciertos ecos que el oyente/lector puede establecer a su manera”.

Fuente: culto.latercera.com

link

QUE TE PARECIÓ LA NOTICIA