Home / Noticias / Nico Cotton, tras las 20 nominaciones a los Premios Gardel: “El reconocimiento está bueno, pero no hay que dormirse”

Nico Cotton, tras las 20 nominaciones a los Premios Gardel: “El reconocimiento está bueno, pero no hay que dormirse”

Nico Cotton, como se lo conoce en el ambiente de la música, es uno de los productores más requeridos de la nueva generación de artistas. Su nombre figura en los créditos de los discos más nominados a los Premios Gardel. Sobre sus comienzos y su exitoso presente habló con La Viola.

No puedo creer lo de las 20 nominaciones. Aunque no es mi nombre el que aparece, trabajé en todos esos proyectos”, dice orgulloso Cotton, que reconoce que hay una “recompensa simbólica” detrás de los reconocimientos.

Lo relata con mucha simpleza, pero minutos antes de la nota mantuvo un ida y vuelta en las redes sociales con Josh Gudwing, el ingeniero de mezcla de Justin Bieber. “Para mí fue lo mismo que venga Messi y me diga la pelota se patea así“, dice sobre el intercambio, en el que Gudwing le explicó que la única forma de sonar bien es “hacerlo sonar muchas veces”.

Su primera experiencia profesional como productor fue con Emanuel Ortega en 2012. Con 16 años despuntó el vicio de la música desde adentro, formando parte de MAM, la banda que lideraba Omar Mollo. Tocó la batería en reemplazo de Catriel Ciavarella, actual integrante de Divididos.

Luego de pasar por el grupo de rock, armó su propia historia y formó Artesanales. “Empecé muy de abajo, en serio”, recuerda el afamado productor. En la actualidad se encuentra trabajando en una nueva canción con El Kuelgue y en el próximo proyecto de Juan Ingaramo a quien ya le produjo Best Seller.

-¿Cómo estas con todas las nominaciones?

-Estoy muy contento, son todos trabajos que me hicieron muy feliz hacerlo. El productor es parte del proyecto tanto como el artista, te lo tomas como algo tuyo, incluso el reconocimiento.

– Es muy fuerte como irrumpió en la escena Conociendo Rusia, con una carrera de pocos años.

– Muy tremendo. Es una de las carreras artísticas más cortas en llegar más rápido a la gente. Esto es un montón lo que pasó para un segundo disco, me pone re orgulloso.

– ¿Por qué pensás que pegó tanto el proyecto de Mateo Sujatovich?

– Yo siento que se perdió el rock nacional cancionero, y el trajo canciones, hermosas canciones. Este último tiempo se fue al lado urbano. No digo que este mal, pero haber hecho un disco que escapa a todo eso, con un formato clásico pero con el desafío que suene actual, creo que fue la clave.

-¿Qué tan exigente es estar con artistas que son de los más escuchados, de los que más se habla? ¿Cuál es el mas exigente para trabajar?

-Es muy exigente el laburo y yo lo soy conmigo. Por ejemplo, cuando terminamos “Quiero que me llames” (Conociendo Rusia), yo le pasé la primera mezcla y él me dijo “esta buenísima” y yo le dije “no, bancame”. Y terminé haciendo siete mezclas más. Ellos son todos exigentes, y tenés que estar a la altura. Mi objetivo es dejar al artista feliz. El Ruso (Mateo Sujatovich) es exigente de la canción, Wos es más con el sound, Jimena Barón es muy exigente con lo que dice.

– ¿Con qué colega celebraste las nominaciones?

– Y Gaby Pedernera (productor de Lebon & Co y baterista de Eruca Sativa) es mi amigo, tenemos grupo de WhatsApp y hablamos todos los días. Yo le dije a Gaby “mirá estamos los dos ahí y está buenísimo, estamos comiendo asado hace diez años y mirá donde nos llevó el camino”. Pero igual si pierdo con Pedernera se pudre todo, mentira.

-Con Jimena Barón también estas nominado por tu trabajo en “La Cobra”. ¿Qué te pasó cuando escuchaste el tema?

-Escuché por audio de WhatsApp, era todo el estribillo cantado por ella y me pareció increíble. Es muy talentosa. Con ella pegamos la mejor. Yo muy de a poco estoy sacando mis canciones y saqué un tema con ella. Fue una mina de diez para trabajar, es una persona de diez.

-¿Te impacta el fenómeno Wos, vos que trabajaste desde el primer momento?

-Es impresionante lo que pasa con él, lo que genera, como irrumpió. Yo produje las dos primeras canciones “Púrpura” y “Andromeda”, con eso salió. Trabajamos juntos con Louta, él me lo presentó. En Caravana, su primer disco, hice los toques finales de la mezcla y en el EP de ahora trabajé en la canción “Algo del vacío” que grabó con su hermano.

-Púrpura es uno de los temas que más explota en sus recitales..

-Nunca lo vi en vivo, y muero de ganas de verlo. Igual sé que el tema explota bastante. Tiene esa cosa de los fans del primer momento. Quedó ahí marcado. Cuando salió el tema fue tendencia y yo no entendía nada.

– ¿Es difícil explicar el laburo que haces a tu familia? “Mirá no soy el que canta ni toca, pero soy el que hace el detrás de escena”..

-Mi familia sabe muy bien, pero sí a veces hay que explicarlo, más de una vez. En el caso de ellos no, porque son mis fans número uno, y se interesan. Me iban a ver con MAM, mi papá se volvía loco porque es él músico también. Yo cuando tenga un hijo lo voy a apoyar en todo porque es la base, lo entendí perfectamente con ellos.

– ¿Van a los recitales de los artistas que producís?

– Sí, justo me estaba acordando que mi papá me había pedido entradas para Conociendo Rusia en el Gran Rex, obvio que antes de todo esto. Y un día me mandaron una foto que estaban viendo a Juan Ingaramo, con quien también trabajo.

– ¿Cómo fue la idea de hacer una versión de “Fuego y Pasión” de Rodrigo con Juan Ingaramo?

– Fue idea de Juan. Lo loco de este tema es que le pedí que no me muestre la versión original y armé una versión de cero, yo no la conocía. Rodrigo es un Wos de los 2000. Salió y arremetió con todo, nadie vino a ocupar el lugar de él. A mí me ponen Rodrigo ahora y me pongo a bailar. Estaría bueno que aparezca un “Rodrigo 2021”.

-¿Cómo será el nuevo disco de Ingaramo?

-Ahora estamos haciendo un disco que se viene bastante latino pero muy fino, estoy contento.

– ¿Cómo fue tu experiencia en MAM?

-Una locura. Yo reemplacé a Catriel Ciavarella (Divididos) como baterista en la banda. Tenía 16 años, así que imagínate, tocar ahí con Omar Mollo. Me sirvió mucho y después armé mi banda, donde cantaba y componía, se llamaba “Artesanales”.

– ¿Cómo pasaste a la producción?

– Tocando con mi banda me vio Emannuel Ortega, empezamos a trabajar juntos y ese fue mi primer proyecto profesional como productor.

-¿Esta es la etapa que más estás disfrutando con tanto trabajo o hubo otras?

-En realidad, esta es la etapa en la que me siento más cómodo. Me siento más cómodo con esta nueva generación de artistas, yo veo una escena increíble. Mi desafío es seguir aportando. Yo creo que el reconocimiento está bueno, pero no hay que dormirse. Hay que estar en movimiento y eso es lo que hago.

-¿Quién es tu referente en la producción?

– Edu Bergallo todo se lo pregunto a él, lo de la la vida y lo de la música. Es un referente para mí, me baja a tierra.

-¿Qué disco nacional te hubiera gustado producir?

– Hijos del culo de Bersuit, un nivel de canciones impresionante, es tremendo.

Fuente: TN La Viola

 

link

QUE TE PARECIÓ LA NOTICIA