Home / Noticias / México es la meta del rock
Caligaris

México es la meta del rock

Desde siempre, México ha sido un buen anfitrión para los artistas argentinos. Hay algo en nuestra forma de ser, esa que en algunos países irrita tanto, que a los mexicanos les agrada. Comenzando por Libertad Lamarque -por poner un inicio-, que enfrentada con Eva Perón se exilió allí en los años ’50 y se consagró como estrella, con una impecable carrera cinematográfica, fueron también muchos los que se instalaron allí durante la última dictadura militar: Norma Aleandro, Norman Briski, Pino Solanas, Luis Brandoni y siguen las firmas.

Con un mercado enorme de telenovelas, hubo también varios actores y actrices que decidieron probar suerte en tierras aztecas, algunos luego de ser conocidos aquí, como Diego Olivera, Segundo Cernadas, Rodrigo Guirao Díaz o Mónica Ayos; y otros que forjaron directamente su carrera allá: Saúl Lizaso, Juan Soler, Patricio Borghetti, Cecilia Galliano y más.

Pero si hay un terreno en el que últimamente han hecho pie los artistas argentinos, es en el de la música. Claro que primero fue la conquista de los años ’80, con Soda Stereo, Zas y los Enanitos Verdes a la cabeza. Esa primera importación de rock argentino, además de elevar a sus protagonistas a la categoría de megaestrellas, llevó a los mexicanos a trabajar mejor y más profesionalmente en su rock y en su pop. El resultado pronto estuvo a la vista, con grandes bandas como Maná, Café Tacuba y Caifanes, que durante los ’90 gozaron la supremacía en el mercado. De todos modos, argentinos como Los Fabulosos Cadillacs, Los Auténticos Decadentes, Babasónicos, Catupecu Machu y Las Pelotas, siguieron cimentando un camino que los encuentra hoy actuando allí al menos dos veces por año, en grandes foros y festivales. Algunos de ellos, como la banda cordobesa Los Caligaris son más conocidos en México que aquí. Un ejemplo: mientras aquí figuran novenos en el cartel del Festival Nuestro, que se hará el 13 de mayo en Tecnópolis, en octubre tocarán solos en el Palacio de los Deportes mexicano, con capacidad para 20.000 espectadores.

Y el fenómeno no solamente pasa por los artistas más taquilleros. Hay una serie de grupos y solistas argentinos que decidieron asentarse en México para desde allí expandirse. Las razones -además de esa simpatía de la que hablamos al principio- pueden encontrarse en que es un enorme mercado, hispanoparlante, con tecnología y comunicaciones del Primer Mundo, muchísima cercanía con el Caribe y los Estados Unidos (es más sencillo armar giras desde allí que desde acá) y tiene un circuito propio de pequeños lugares para tocar en cada una de sus ciudades, que dicho sea de paso, también están más cerca entre sí.

De los artistas argentinos para destacar que están desarrollándose en México, podemos arrancar por Sol Pereyra, que en 2008 recibió una invitación de Julieta Venegas para sumarse a su banda y luego forjó una carrera solista que ya lleva cuatro álbumes editados. Sigamos por los Surfistas del Sistema, banda integrada por Francisco Frione, Cisco Achával y Rama Vázquez, que cuatro días después de presentar su segundo álbum en Buenos Aires viajaron al DF y se quedaron a vivir allí, en una interesante apuesta a la sana convivencia, ya que alquilaron un departamento en el que pasan sus días los tres juntos. Así y todo, luego de curtirse en el circuito de pubs, ya tocaron en el masivo festival Vive Latino. Otros, como El general Paz y la Triple Frontera y Mauro Conforti y la vida marciana, van y vienen en el año, armando cada vez giras más ambiciosas y con mayores espacios en los medios electrónicos.

Si a esto le sumamos que este año se llevó a cabo la primera edición del Cosquín Rock en México (con artistas argentinos y mexicanos) y que ya está confirmada una segunda edición del tradicional festival para 2018, podemos creer que el rock argentino tiene en ese mercado una larga vida asegurada. Y que el brindis se hará con tequila.

link

QUE TE PARECIÓ LA NOTICIA