Home / Noticias / Mate, café, harina y palmitos: la historia de la cantante del jingle del momento

Mate, café, harina y palmitos: la historia de la cantante del jingle del momento

Una vez que ingresa por el tímpano, la canción hace su trabajo silencioso. Y puede transformarse hasta en un trastorno obsesivo compulsivo. Un “Earworm” o gusano musical mental. “Mate, café, harina, palmitos, yerba, mermelada, cacao, picadillo…”

El jingle del momento, una simple lista de supermercado, llegó (versión remixada) hasta a los boliches. La cancioncita de Marolio se volvió inscripción en remeras, tema fetiche en viajes de egresados y hasta “hit” coreado en el Luna Park por más de cinco mil personas.

La voz que le esculpe gracia al jingle es la de Andrea Báez, protagonista de más de 1.000 temas comerciales, cantante, locutora, corista de Ciro y Los Persas y “casi” meteoróloga que adeuda una materia en la universidad.

La señora “viral” del momento vive en el anonimato, pero ostenta una historia de “remo y sudor”: Alguna vez acompañó como mezzosoprano a Isabel Pantoja, a Django y a María Creuza y los locales JAF, Patricia Sosa, La Zimbabwe y Luciano Pereyra.

-¿Te taladra la cabeza el jingle todo el día y se te vuelve karma repetitivo a la hora de dormir?

-¡No! Para nada. Cuando empecé a trabajar de esto era terrible y los jingles se me pegaban, me quedaban meses en la cabeza y daba vueltas en la cama para tratar de borrarlos. No sé si fue la meditación o vivir ahora rodeada de pájaros y silencio en General Rodríguez, pero logré despegarme.

-¿Cambió tu vida con esta “viralización”?

-No aumentó el trabajo, pero sí el reconocimiento de colegas y productores. Una banda de heavy metal reversionó el tema. Los chicos me buscan en Facebook y me escriben. Y algunos se quieren sacar fotos conmigo. Y Ciro me pidió cantar el jingle en el Luna Park. Si no fuera por Marolio, no me conoce nadie.

¿Cómo fue ese momento en el Luna Park?

-Fue el 17 de diciembre. Estábamos con un pie en el escalón para salir a escena y me dijo: “Te voy a pedir que la cantes”. Fue emocionante. Una multitud acompañándome. Pensar que este jingle se grabó en 2001.

-¿2001?

-Sí, estuvo unos años al aire en las radios y se “frizó”. Hasta que explotó el año pasado.

-¿Cómo fue esa grabación?

-Salió como piña. Hay que tener imaginación para cantar “choclo y lentejas” bien arriba y con onda. Los compositores de la música son Gustavo y Alejandro Ridilenir. Los dueños de la marca no encuentran explicación al boom. Me adoran y respetan.

 

Fuente: Clarín

link

QUE TE PARECIÓ LA NOTICIA