Home / Noticias / Mariano Mores: una vida marcada por la música

Mariano Mores: una vida marcada por la música

El músico y compositor le dio vida a una gran cantidad de tangos que se transformaron en clásicos de nuestra música. Luis Alberto Spinetta, Fito Páez y Andrés Calamaro grabaron algunas de sus canciones.

Esta mañana, a los 98 años, murió Mariano Mores, reconocido compositor y pianista de tango y creador de grandes tangos como “Uno”, “Cafetín de Buenos Aires”, “El Firulete” y “Cuartito Azul”, “Adiós pampa mía”, entre otros. Además fue el autor de “Taquito militar” y “Grisel”, junto a José María Contursi.

Una vida marcada por el trabajo y el éxito. Su verdadero nombre era Mariano Alberto Martínez y había nacido el 18 de febrero de 1918, en San Telmo. Sintió la música desde muy chico. A los siete años tomó sus primeras clases de piano en Tres Arroyos.  Cuando se mudó junto a su familia a Buenos Aires, Mores retomó sus clases.  Se formó en el conservatorio D’Andrea y se recibió de profesor de teoría musical, solfeo y armonía. En 1929, se mudó a España y obtuvo una beca en la Universidad de Salamanca donde se perfeccionó como pianista clásico. En 1935, regresó a la Argentina y se apasionó por el tango.

Sus primeros pasos en la música profesional llegaron en 1936 cuando conoció a las Hermanas Mores, Myrna y Margot, y se sumó como pianista. Fue en esa época cuando optó por su nombre artístico.

Comenzó una relación sentimental con Myrna, con quien un tiempo más tarde contrajo matrimonio y tuvieron dos hijos, Mariano y Silvia. Una de sus primeras canciones fue “Cuartito azul”, con letra de Battistella.

A lo largo de su carrera tuvo el reconocimiento del público y de sus pares. Fue elegido en el 2000 como el mejor compositor de tango del siglo y su tema “Taquito militar” resultó votado como mejor milonga.

Varios rockeros se sumaron a su talento. En 1999 compuso la música del tema “Jugar con fuego”, con letra deAndrés Calamaro y que formó parte de Honestidad Brutal. “El maestro era exigente con la métrica, la formalidad de la canción y las palabras. El también pulimentaba su arreglo en una partitura que ganaba en interés y enjundia cada día, cada tarde que compartíamos en su piso recoleto. Hablamos mucho y de muchas cosas en aquellas semanas escribiendo, entre otras cosas le confesé la importancia de la grabación: no siendo yo un hombre de partituras. Que necesitaba un registro grabado para tener la canción y recordarla”, escribió Andrés Calamaro en una carta en su cuenta de Facebook.

Antes, en 1986, Luis Alberto Spinetta y Fito Páez grabaron una versión de “Gricel”, tango que compuso Mores con José María Contursi, en el disco La La La. Una versión más moderna con jugados arreglos por parte de los músicos. En distintas oportunidades, Mores reconoció la importancia de la llegada de estas figuras del rock a su música. La posibilidad de llegar a nuevas generaciones.

link

QUE TE PARECIÓ LA NOTICIA