Home / Noticias / La Beriso en San Vicente: la rebeldía, la emoción, y la profecía cumplida

La Beriso en San Vicente: la rebeldía, la emoción, y la profecía cumplida

El sábado amaneció gris, con chaparrones y lloviznas. Y aunque el agua se recibía como oro en muchos de los pueblos de la región, hubo muchos que no escondieron su esperanza de que las condiciones mejoren hacia la noche. Algo que jamás sucedió.
“Si no puedes contra tus enemigos, únete a ellos”, reza un legendario axioma, que a pesar de su longevidad no pierde vigencia. Y así fue como miles de fanáticos y seguidores de La Beriso no tuvieron más que cargar pilotos y paraguas para emprender su viaje hasta el Club Atlético Brown, en el corazón de San Vicente, donde la banda desembarcaría para su primer show en la localidad.
Tras un gran show de La Rola, crédito rafaelino que se sostuvo en el escenario por 40 minutos cumpliendo “el sueño del pibe”, y mientras el embarrado campo seguía recibiendo gente, fue el turno del plato principal.
Cerca de las 21:20 “Rolo” Sartorio irrumpió con “Risas de Pobre”, cuya letra, sumamente crítica con la clase política y los gobernantes, evidencia el carácter rebelde y antisistémico que aún sostiene La Beriso -y que pregonó durante el primer tramo del show-, a pesar de su adaptación a las nuevas exigencias musicales de la juventud y el mercado.
“Cambiemos todo tan solo por una noche, bailemos sin tener ningún reproche…”, reza un fragmento del track 4 de “Pecado Capital”, (último disco de estudio, editado en 2016), que sonó a invitación popular para las casi dos horas siguientes.
Su rock característico trazó una línea de principio a fin, y casi no le dio respiro a un público que se dirimía entre los exaltados de siempre y un gran número de familias enteras que, un poco más alejadas del escenario, disfrutaron del evento como meros espectadores.
Sin embargo, el conjunto se animó a distribuir cuotas de calma en la noche. Una versión acústica de “Estadio Azteca” de Andrés Calamaro (artista con quien grabaron “Tres mujeres y ella” para su último CD) y la interpretación de “Dejame” (2007) -uno de sus éxitos románticos- fueron dos de esos oasis de tranquilidad.
Aunque el momento más emotivo llegó con “Cómo olvidarme”. Primeramente Rolo describió el contexto que lo llevó a componer la triste canción (el fallecimiento de su hermana y los instantes previos), para luego invitar al escenario a dos hermanos que le hicieron llegar una carta “muy respetuosa y conmovedora”, donde le hicieron saber de la muerte de su madre y el significado que cobró para la familia ese tema.
Los cuatro (el padre de los jóvenes también se sumó) cantaron entre lágrimas, que se reprodujeron en las mejillas de cientos de personas, para luego retirarse en medio de un cerrado aplauso.
Tras la apertura, el artista deslizó un presagio: “…la lluvia se largará en el último tema”. Y la profecía se cumplió casi con exactitud: a falta de 20 minutos para la finalización del show, una intensa precipitación desató la locura de los presentes, que la entendieron como la frutilla del postre. Más cuando la lista de temas se guardaba para el cierre sus principales hits: “De madrugada”, “Ella”, “No me olvides” y “Traicionero”.
Punto final para una noche inolvidable que tuvo todos los condimentos: música, sonrisas, llanto y un diluvio bíblico que despidió de la provincia a una de las bandas del momento, que parte rumbo al sur para una ajetreada gira. ¡Que sea rock!

link

QUE TE PARECIÓ LA NOTICIA