Home / Noticias / El joven mendocino que resolvió la falta de monedas y es sensación en el país

El joven mendocino que resolvió la falta de monedas y es sensación en el país

Lo dice así de simple: “hay que identificar el problema y buscar las posibles soluciones”. Y lo magnífico es que, además de encontrar la solución, esta es generadora de algo mejor. Es un joven estudiante mendocino de Diseño, que “descubrió” una novedosa manera de resolver la falta de monedas y billetes para dar el vuelto: entregar sobres con semillas orgánicas para huerta. Tan buena y novedosa fue su iniciativa, que ya recibe pedidos de varias provincias del país.

Leandro Bompadre (29) explica el sistema. En Mendoza un comerciante adquiere un paquete de 100 sobres de semillas de huerta, a un costo de entre $2,50 y $3 por unidad y lo utiliza para dar el vuelto “chico”, reemplazando las monedas o los billetes de baja denominación. Así el vendedor, en lugar de chocar con el desagrado del cliente por recibir dos caramelos que quedarán olvidados en el fondo del bolsillo, se encuentra un gesto sorpresa y hasta una sonrisa. Y el cliente se va con un sobre de semillas para crear su pequeña huerta o para regalarle a alguien que quiera hacerla.

“Acá, en Mendoza, ya he entregado a más de 100 negocios y también he enviado pedidos a Buenos Aires, Córdoba, Jujuy, Tucumán, Neuquén…”, dice Leandro.

Aclara que su ganancia no es mucha, pero que el proyecto tiene otros objetivos además del comercial, “la idea es que las personas puedan tener una acercamiento los huertos orgánicos, que tienen un montón de beneficios y para los que no es necesario tener un patio grande. Se pueden usar macetas y hasta poner algo en la calle”, dice.

Leandro es un compendio de pasiones bastante heterogéneas. Está cerca de recibirse. Cursa la tesis de Diseño en la UnCuyo. Vive en Las Compuertas, en Luján de Cuyo, donde tiene su huerta, es artista plástico y además es boxeador amateur y da clases de ese deporte.

“Soy boxeador amateur y estoy en los 64 kilos. Llevo 12 peleas, siempre he sido deportista y de chico me gusta el boxeo y lo hago por gusto”, dice. Sus ídolos son el inolvidable Nicolino Locche y el actual fenómeno ucraniano Vasyl Anatoliyovich Lomachenko, además de rescatar la figura del Cotón Reveco. Por eso quizás dice que “yo trato de meterle ritmo a la pelea, que sea bien activa. No tengo la mano pesada, pero no me canso y trato de llevarla por ahí, ganar en el estado físico”.

Dice que en su casa, sus padres han sido los que siempre han tenido huerta. “Mi madre es amante de todas las plantas y mi padre, que es arquitecto, trae la huerta por historia familiar”.

Cuenta que “el estudiar Diseño implica identificar los problemas y buscar posibles soluciones”.

Así fue que, hace un tiempo y como casi todos los argentinos, se dio cuenta del problema de la falta de monedas y de billetes “chicos” y que, para cubrir el faltante, los comerciantes “dan caramelos, saquitos de té o cualquier otra cosa. Entonces se me ocurrió como alternativa que el cliente pueda recibir paquetito de semillas como vuelto y tener un acercamiento los huertos orgánicos”.

Para llegar al producto, Leandro cuenta que “hice antes un estudio de diseño, de presupuesto, de público… un estudio estratégico, un laburo importante”.

Hoy unos amigos, LDS Impresiones, le hace lo que serán los sobres “que son de muy fácil armado”. Muchas de las semillas las saca de su propio huerto y se la proveen algunos ingenieros agrónomos.

El febrero de 2019 comenzó a ofrecer su producto y rápidamente los pedidos se propagaron. “Me contactan por Instagram, a la cuenta ecovuelto”. Dice que remite paquetes de 100 sobres de semillas, que pueden ser muchos más, y que el precio por unidad varía un poco de acuerdo al costo del envío, pero que tiene la ventaja que “cada comerciante le da el valor que cree necesario y siempre es solo una alternativa al vuelto en monedas o billetes”.

Sostiene que el Ecovuelto “no es una imposición, sino una alternativa y es mucho más agradable que recibir un caramelo, que termina olvidado en un bolsillo”, y agrega que “se puede tener una huerta en cualquier parte, hasta en macetas, y tenerla tiene un montón de beneficios”.

Claro, las semillas tienen un montón de beneficios. El primero es que generan vida, las monedas solo rompen los bolsillos para luego perderse en las alcantarillas.

Fuente: diariouno.com.ar

link

QUE TE PARECIÓ LA NOTICIA