Home / Noticias / El insólito recorrido del artista argentino que terminó en el escenario con Foo Fighters

El insólito recorrido del artista argentino que terminó en el escenario con Foo Fighters

TiN es pintor, fanático del rock y logró entregarle su obra a uno sus mayores ídolos, Dave Grohl; fue aplaudido por todos al grito de “Picasso, Picasso”.

a jornada final de la nueva edición del Lollapalooza Argentina tuvo un acontecimiento muy particular que se viralizó a través de las redes sociales. En pleno show de Foo Fighters, un inesperado regalo sorprendió al cantante de la banda, Dave Grohl, que no solo se mostró agradecido por el gesto, sino que además invitó al protagonista de esta historia a ver el show desde el escenario.

Se trata de TiN, un pintor argentino que se especializa en el arte relacionado al rock y participó del festival en sus tres fechas, en el espacio Espíritu Verde. “Me convocaron para que vaya a pintar en vivo”, explicó el artista en diálogo con LA NACION. “Tenía que hacer una obra por día y decidí pintar a los headliners, aunque en realidad a lo que quería llegar era a Foo Fighters porque soy fanático”, señaló.

TiN posa con el cuadro de Dave Grohl terminado (Foto: Instagram @tin_rocktambulo)

El viernes hizo un cuadro de Miley Cyrus que también se viralizó por un video que compartió la artista en sus redes sociales. El sábado, se encargó de retratar al cantante de The Strokes, Julian Casablancas, y el último día fue el turno de su ídolo, Dave Grohl.

Cuando terminó de pintarlo, se fue a pasear por el Hipódromo de San Isidro con el cuadro a cuestas para que la gente lo vea y se saque fotos. “Tanto en el de Miley como el de Julian Casablancas intentamos hacérselos llegar a cada uno a través de sus productoras, pero no se pudo. Miley no entendió que era para ella y los Strokes fueron directo al escenario, así que no se lo dieron”, explicó TiN. Sin embargo, no estaba dispuesto a dejar pasar la oportunidad de darle su obra al cantante de Foo Fighters.

TiN hizo un cuadro de Miley Cyrus en la primera jornada del Lollapalooza (Foto: Instagram @tin_rocktambulo)

Junto a su prima Mariela, que lo acompañaba en rol de asistente, intentaron entrar por detrás del escenario, pero la seguridad de la banda los echó. Después se quedaron en un pasillo y nuevamente los invitaron a retirarse. “Probamos entrando por el costado de la valla, entre la gente, que estaba recontra copada con que lo mostremos. Cuando venía Grohl para ese lado, lo levantamos y todos prendían la linterna de su celular para que lo vea, pero no lo logramos”, recuerda el pintor.

De repente, apareció la mano de un efectivo de seguridad y les sacó el cuadro. “Mariela me dice: ‘Vos quedate acá disfrutando el show -porque yo quería ver a Foo Fighters- que yo voy a recuperarlo’. Habló con uno, con otro y con otro, hasta que dio con un seguridad llamado Carlos que le dijo que le devolvía el cuadro si se iba”. Su prima no tuvo más alternativa que aceptar el trato y le hizo señas a TiN para que vaya a su encuentro. Cuadro en mano, ambos se dieron cuenta de que quedaba una sola chance: atravesar el público por el medio del pogo.

“Encaramos y contra todo pronóstico que uno puede pensar a priori, en vez de mirarnos mal, la gente se abría aplaudiendo y gritando. Cuando llegamos adelante empezaron a cantar ‘¡pasalo! ¡pasalo!’. Ahí Grohl estaba por empezar un tema pero no lo arrancaba nunca porque veía venir un cuadro gigante por encima de la gente. Y me hace pasar. Yo no lo podía creer, todavía no lo puedo creer”, subrayó el artista.

El cuadro de Julian Casablancas, de The Strokes, a cargo de TiN (Foto: Instagram @tin_rocktambulo)

TiN no entendía lo que estaba pasando. Su ídolo le decía que era un genio pero él apenas podía reaccionar. “Me hablaba y me decía cosas que escuché después, viendo los videos, porque en ese momento me bloqueé. Sí le entendí cuando me dijo ‘hay un fucking Picasso acá’, me quedó grabado”, aseguró. Tanto lo marcó esa frase que enseguida la puso en su biografía de Instagram: “Según Dave Grohl, ‘Fucking Picasso’”. El público también se puso a corear “¡Picasso! ¡Picasso!”, pero él nunca escuchó nada hasta después, cuando empezó a ver la increíble repercusión que tuvo en las redes sociales.

“Estaba como apunado, no entendía nada. Me hizo pasar y me quedé a un costado del escenario, a la altura del tecladista, y vi el resto del show desde ahí”, dice TiN. Su obra estuvo algunos temas al lado de la batería, se veía por las pantallas gigantes y por la transmisión oficial del evento.

“Después nos avisó por teléfono el seguridad, Carlos, que el cuadro ya estaba en Ezeiza embalado. Va a ir a Asunción, a Bogotá y a Brasil, donde son los próximos shows de Foo Fighters, y después se lo llevan. En cualquier momento lo vemos en una foto de estudio, es increíble”, dijo TiN con la voz quebrada de emoción.

Gracias a sus 15 segundos de fama, aumentó la cantidad de seguidores en las redes sociales y recibió mensajes de felicitaciones. “La buena onda es lo principal, la gente en ningún momento miró mal porque venías pasándole con un cuadro por la cabeza. Todo lo contrario, estaban todos felices porque lo logré”, asegura el artista y concluye: “Más allá de lo publicitario para mi laburo, en lo personal no puedo creer el cariño de la gente. ‘Loco, disfrutalo que te lo merecés’, me decían”.

Fuente: La Nación

link

QUE TE PARECIÓ LA NOTICIA