Home / Noticias / El anuncio de Paulo Londra: listo para el regreso, está grabando nuevas canciones

El anuncio de Paulo Londra: listo para el regreso, está grabando nuevas canciones

El cordobés, quien logró salir airoso de la batalla legal con sus exsocios, está trabajando en nuevos temas tras casi dos años de silencio.

Paulo Londra tuvo que poner un paréntesis en su carrera en 2020, algo que coincidió con la pandemia de coronavirus pero no con el momento del cordobés. Acababa de presentar su álbum debut, había sido uno de los más convocantes en Lollapalooza 2019, estaba en un gran momento de su carrera y todo se detuvo. Venía de llenar estadios, incluso en otros países, de ser nominado como mejor nuevo artista en los Premios Grammy, de hacer una colaboración con Ed Sheeran (“Nothing On You”)… y un conflicto legal lo obligó a alejarse de la música. Tras lograr que los tribunales fallaran a su favor, el león volvió a ponerse en movimiento. Según pudo saber LA NACION, el regreso del cordobés de 23 años es un hecho, está haciendo nuevas canciones y pronto habrá más novedades.

Meses atrás, circuló la noticia de que Paulo Londra finalmente había logrado desvincularse de Big Ligas, la productora encabezada por Cristian Salazar (Kristo) y Daniel Oviedo (Ovy On The Drums). Juntos habían encarado un proyecto que Londra decidió abandonar luego de sentirse empujado a firmar contratos leoninos.

El anuncio de la vuelta del león

 

El origen del conflicto

Todo comenzó en Colombia, en 2017. Con 19 años, Londra confió en sus nuevos socios, el portorriqueño Kristo y el colombiano Daniel Oviedo. Pero un año después se convirtió en una especie de rehén contractual de los productores. Denunció que fue llevado de manera tramposa a firmar contratos y, luego, recibió presiones para no abandonar el sistema de trabajo al cual había sido inducido.

El conflicto estalló cuando decidió poner fin (de palabra) a la relación con sus socios. Pero esto le impidió seguir trabajando de manera independiente. En el verano de 2020 comenzó a gestarse una especie de red de solidaridad con el cantante. Hasta Duki salió en su defensa con algunos comentarios. Esto continuó durante meses. El #FreePaulo se extendió y muchos artistas manifestaron su apoyo.

Incluso Ed Sheeran lo apoyó durante una entrevista con MTV. “Él es un ser humano con un corazón tan bueno. La primera vez que lo conocí, su energía y su aura daban tanto amor. A veces conozco artistas y la relación es medio fría. Él realmente me agrada, me cae muy bien. Solo pienso en lo mal que está esto -dijo en torno a las diferencias del trapero con la productora- ¿Cómo vas a atentar contra el talento de este chico? De hecho, hace poco hablé con J Balvin en profundidad sobre esto. Así que el responsable tiene que cambiar esto”, dijo.

En septiembre pasado el juez William Thomas dictaminó que la cláusula que ataba a Londra a Big Ligas había expirado el 20 de febrero de 2021.”Incluso si el lenguaje de los contratos relevantes respaldara la interpretación ofrecida por Big Ligas (que claramente no lo hace), no podría aplicarse porque constituiría una restricción ilegal del comercio y conduciría a resultados absurdos”, según información publicada por Billboard. El magistrado le dio a los abogados de Kristo y Ovy On The Drums un tiempo más. Les otorgó una “moción de emergencia para revisar la denegación de la suspensión de la orden que determina la posesión de la propiedad, poniendo una suspensión temporal en el veredicto a la espera de una revisión adicional”. Finalmente el fallo fue a favor del cordobés.

La carta de Londra

“Todo empezó cuando al fin pude darme a conocer en Argentina, gracias a recorrer plazas y competencias, y de poder ganar “a cara de perro” algo que soñé. Llegué a soltar el tema Relax, vi lo que la gente me alentaba y me encendí. Decidí dejar Argentina y al talento originado por las batallas de freestyle en lo más alto; seguí subiendo temas solo y hasta J Balvin se sorprendió por mi canción “Luna llena”.

Luego me contactó una youtuber y me dijo que me quería presentar a Kristo (Cristian Salazar) y a Ovy (Daniel Oviedo), el cual me lo postulaban como uno de los mejores productores latinos, y no es por desmerecer ni nada pero no superaba a los 5 mil seguidores, y siendo sincero no lo conocía, igual quedé sorprendido con todos los proyectos a futuros que me hablaban ellos dos (Ovy y K).Y confié en ellos, rechacé otros contratos porque decían que no eran lo mejor para mí. Estaba entusiasmado, pensé que todo lo mejor posible estaba por venir. Les dije que nos llamemos “Big Ligas”, porque vamos a crecer tanto independientemente que nos van a admirar. Hice música como un loco; a los 19 me fui meses a Colombia y grabé sin parar. Podía hacer hasta 6 temas por día, todo gracias a esta disciplina que tenía del freestyle. Quise que mi primer tema sea “Condenado para el millón” para que sepan de lo que soy capaz.

Uno de los tantos días en donde dormía en la habitación de Ovy, que era donde grabábamos, Kristo dijo que al otro día tendríamos que hacer un video en donde nos mostremos como un equipo fuerte. Más aún era mi confianza en ellos, gritando siempre “Big Ligas” y Kristo y Ovy en todos mis temas porque me pedían que lo hiciera. Al otro día, Kristo vino con unas fotocopias, una lapicera cara y un filmaker, y me dijo que íbamos a hacer un video para subir a las redes y entonces nos hizo ponernos de espalda y me dijo que firme unas fotocopias mientras nos filmaban, pensé que era un simple video y nunca pensé que eso fuese un contrato el cual hagan valer de esa forma tan engañosa.

Luego de hacer el video me dijeron que mire las hojas y que mañana íbamos a tener una charla con los abogados Stephanie Chopurian y Matt Greenberg y yo, solo en Colombia. Sin ningún amigo en verdad, no entendía qué había hecho. Esa noche Ovy, quien se había ganado mi confianza como nadie, me dijo que eso que firmé no valía nada, si yo estaba disconforme, ese papel se podía romper o revisar en cualquier momento, y de la forma en que me lo dijo y en el contexto que estaba, no me quedo más que creerle.

Al otro día, se presentaron por videollamada Stephanie Chopurian y Matt Greenberg y me explicaron sobre números que nunca entendí y sobre un contrato que es difícil de entender hasta para un abogado. La explicación fue tan corta que solo duró una media hora, no podía y no quería aceptar que me habían hecho firmar algo sin ver, sin un letrado a mi lado, y sin posibilidad de analizarlo con alguien cercano mío.

Volví a casa diciendo que firmé un contrato el cual meses después enviaron copia. No quería decepcionar a nadie mostrando mis miedos y disconformidades y solo seguí y avancé y, como siempre saqué las mejores rimas de mí para dejar en claro que puedo.

Tuve éxito con “Condenado para el millón”, con “Nena maldición”, con “Dímelo”, con “Chica paranormal”, etc… Hasta que hice “Adán y Eva”. Y me dijeron que lo mejor era hacer un trato con una disquera con semejante canción. Pensé que sería romper con lo que estábamos haciendo que era ser independientes. La canción fue lanzada y pasando el tiempo me hablaron de una oferta de álbum. También dudaba … No estaba seguro de aceptar pero me acuerdo estar en México, a horas de mi primer show allá, y Kristo llamándome por teléfono diciéndome que iban a haber complicaciones si no aceptábamos el álbum con Warner Music. Esa vez mi paciencia se estalló, habían dicho que íbamos a modificar los términos de nuestro acuerdo por los cuales yo no estaba conforme. Eso no sucedió y me querían hacer firmar un nuevo acuerdo.

No pasó mucho tiempo, que Matt Greenberg envió una carta de intimidación a mí y mi padre (un abogado que supuestamente velaba por mí), en donde nos mostró la verdadera cara del contrato que firmé con Ovy y Kristo, en donde no era un verdadero socio/artista. La carta de Matt Greenberg decía que me podía perjudicar por todo lo que haga perder a la empresa, y que debería firmar si no podía tener graves consecuencias económicas . En ese momento me di cuenta que no éramos un equipo. Y nuevamente no me quedo más que agachar la cabeza por la amenaza que me hizo, supuestamente mi propio abogado Matt Greenberg, y aceptar el trato que se haga con Warner. Entregué canciones y videos a tiempo, y luego Ovy diciéndome de cuánta autoría le daríamos a Kristo, y yo sin entender por qué darle autoría de una canción en la cual yo escribía y Ovy hacía la música.

Ya estaba cansado, me sentía burlado por dos que siempre se complotaban para que mi opinión no cuente, y tuve que pedir ayuda. Ni siquiera en la canción con Ed Sheeran logré puntos de autoría correspondientes. Kristo y Ovy se agregaron puntos de esta canción, siendo que no hicieron el beat ni mi letra. Lo único que querían era estar entre cualquier acercamiento de Ed Sheeran a mí para bloquearme e impulsar sus propias carreras.

Fuente: La Nación.

 

link

QUE TE PARECIÓ LA NOTICIA